El origen de la famosa ensalada israelí

Esta famosa ensalada israelí captura los sabores del estado judío.

La famosa “ensalada israelí” (salat katzutz o ensalada picada en hebreo), es una sabrosa mezcla de tomates, pepinos y otros ingredientes, condimentada con jugo de limón fresco, que sirve para acompañar cualquier comida. Se puede comer en una pita con falafel y shawarma o servir como parte del desayuno, acompañada con queso y huevos.

El origen de la ensalada israelí

El origen de la salat katzutz se remonta a más de cien años atrás. Los pepinos fueron cultivados durante mucho tiempo en el Medio Oriente, pero los tomates son un fruto del nuevo mundo, originarios de América del Sur. El historiador culinario Gil Marks comenta que los judíos sefaradíes del Oriente Medio fueron los primeros en empezar a cocinar con tomates en la región: “Nadie adoptó el tomate desde el principio como los sefaradíes del Mediterráneo oriental”. Ellos recibieron las salsas basadas en tomate y agregaron rebanadas de tomate crudo a muchos platillos.

En los años 1880, cuando los judíos comenzaron a mudarse a la Tierra de Israel en grandes cantidades, aceptaron la combinación local popular de tomates y pepinos frescos. Gil Marks comenta que la ensalada israelí es similar a la ensalada turca conocida como coban salatsi, o ensalada del pastor. “Pronto se convirtió en un platillo omnipresente en los salones comunitarios de los kibutzim”, comenta (Encyclopedia of Jewish Food de Gil Marks; 2010).

“Esta ensalada, nacida como parte del famoso desayuno de kibutz que se consumía cuando ya habían pasado varias horas trabajando en los campos y huertos, se convirtió en un clásico israelí”, observa Claudia Roden, otra historiadora culinaria. “Siempre se la menciona como una de las comidas completamente israelíes, aunque cada comunidad sefaradí tiene su propia versión. En los kibutzim los ingredientes estaban disponibles para que cada uno se preparara su propia ensalada, y a todo el mundo le enorgullecía pelar, picar y aderezar la ensalada en una forma que se consideraba un arte” (The Book of Jewish Food: An Adyssey from Samarkand to New York: 1996).

La ensalada israelí emigró a las cocinas de las casas por todo Israel. El Chef Michael Solomonov, autor del libro Zahav: A World of Israeli Cooking (2015) afirma que los jalutzim (pioneros) judíos del siglo XIX que llegaron a la Tierra de Israel en el 1800 “literalmente hicieron florecer el desierto y ayudaron a establecer Israel como el centro de tecnología y productividad agrícola que es hoy en día”. Los abundantes desayunos del kibutz estaban construidos alrededor de la ensalada israelí, agregándole queso, yogurt, huevos y a veces pescado. Hoy en día, comenta Solomonov, “no hay comida en donde la ensalada israelí no quede bien en la mesa”. Servir ensalada israelí es una forma rápida y fácil de llevar el sabor de Israel a cualquier comida, y una forma sana y deliciosa de disfrutar verduras ricas en vitaminas.

Preparar ensalada israelí en casa

Una de las razones por las que la ensalada israelí sabe tan bien en Israel es la frescura de los ingredientes. En contraste, las verduras en otros lugares del mundo a menudo son cosechadas y empacadas muy lejos y pasan varios días antes de que las comamos, por lo que pueden parecer insípidas. Entonces, tendremos que hacer un esfuerzo para encontrar ingredientes frescos y adaptar nuestras propias versiones de ensalada israelí a lo que esté más en temporada y disponible. Los resultados pueden ser deliciosos, sin importar dónde compres los ingredientes ni la estación del año.

Debes leer:  La aerolínea israelí El Al muestra signos de recuperación pos-pandemia

Las autoras de libros de cocina Einat Admony y Janna Gur, cuyo libro Shuk: From the Market to Table, the heart of Israeli Home Cooking (2019) apuntan a ayudar a los cocineros a recrear sabores israelíes, tienen algunos consejos para encontrar verduras sabrosas. “No tiene sentido hacer ensalada israelí de verduras no tan buenas”. Lo más crucial son los tomates. Tienen que estar maduros y sabrosos, pero no demasiado blandos que se muelan cuando los cortes. Si no puedes encontrar tomates grandes, prueba con tomates cherry, los cuales tienen una temporada más larga y usualmente son dulces y firmes”. En lo que respecta a los pepinos, intenta buscar pepinos persas pequeños, los cuales son a menudo más dulces y firmes que la variedad de pepinos ingleses disponibles en muchos supermercados.

Finalmente, ayuda ser creativos. La verdadera diversión está en agregar hierbas y sazonadores. Al comprar los ingredientes, mira qué está fresco y considera incorporar nuevos sabores y texturas en tu ensalada. Las hierbas como eneldo, perejil, menta o cilantro son excelentes adiciones, como también verduras como pimientos, rábanos, colinabo, limones en escabeche o cualquier otra cosa que te guste. Aderezar la ensalada con mucho jugo de limón recién exprimido y aceite de oliva de alta calidad es clave. Algunos chefs agregan especias como zumaque con sabor a limón o la combinación de especias israelí conocida como zaátar. Algunos agregan pasta de tahini o queso. Cualquier cosa vale. Las recetas que hay a continuación te ayudarán a empezar y te darán ideas de cómo preparar tu propia versión de ensalada israelí.

Un consejo: corta todo muy pequeño y en trozos iguales. En Israel, algunas personas diferencian entre ensaladas que son katán (pequeñas – en donde todo está picado en cubos de 1 centímetro) y dak (muy fina – en donde las verduras están picadas más pequeñas, como una salsa).

ENSALADA ISRAELÍ TRADICIONAL

  • 3 tazas de tomates picados
  • 3 tazas de pepinos picados
  • ¼ taza de perejil fresco picado
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharadita de sal

Combinar todos los ingredientes en un bol grande. Mezclar bien para combinar y servir.

Rinde 4-6 porciones.

(Zahav: A World of Israeli Cooking, der Michael Salomonov y Steven Cook: 2015).

ENSALADA ISRAELÍ CLÁSICA

“Probablemente hemos comido una ensalada picada cada día de nuestra vida”, comentan Einat Admony y Janna Gur. Esta es una versión muy fácil de la clásica ensalada israelí.

  • 4 tomates, maduros pero firmes, cortados en trozos de 1 centímetro o 2 tazas de tomates cherry dulces, en mitades
  • 3 pepinos persa, cortados en cubos de 1 centímetro
  • ½ pimiento rojo grande o 1 pequeño, sin semillas y cortado en cubos de 1 centímetro
  • 1 zanahoria mediana, cortada en cubos de 1 centímetro
  • 1 cebolla morada pequeña, picada fina
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado fino y/o menta
  • 3 cucharadas de jugo de limón fresco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cucharadita de zumaque
  • Sal gruesa y pimienta negra fresca molida

Colocar los tomates, pepinos, pimiento rojo, zanahoria, cebolla, perejil y/o menta en un bol para ensaladas grande y mezclar con el jugo de limón y aceite. Sazonar con el zumaque. Probar y sazonar con sal y pimienta negra. Servir de inmediato.

(Shuk: From Market to Table: The Heart of Israeli Home Cooking, de Einat Admony y Janna Gur: 2019)

ENSALADA ISRAELÍ RÁPIDA

“Cuando escucho la palabra ‘salatim’ (ensaladas), me transporto a mi mesa de Shabat…” observa la bloguera culinaria Danielle Renov que vive en Jerusalem. En Shabat, a Danielle le gusta servir muchas clases diferentes de ensalada, incluyendo esta versión de su clásica ensalada israelí.

  • 8 pepinos pequeños, cortados en cubos de ½ centímetro
  • 2 tomates pomarola (plum), cortados en cubos de ½ centímetro
  • ½ cebolla morada, picada
  • 1 ½ cucharadita de sal gruesa
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida gruesa
  • 2 limones, exprimidos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
Debes leer:  Retroceda a los tiempos de Jesús en el Magdala Center

Agregados opcionales:

  • 1 jalapeño, picado
  • 1 pimiento verde, cortado en cubos de ½ centímetro

Poner todos los ingredientes en un bol. Mezclar para combinar.

(Peas Love & Carrots: The Cookbook, Danielle Renov: 2020)

ENSALADA ISRAELÍ MIXTA

  • 1 lechuga romana o 2 lechugas mantequilla
  • 2 tomates firmes y maduros
  • 1 pepino pelado
  • 1 pimiento verde, sin semillas (opcional)
  • 1 ½ cebolla morada suave o 9 cebollines (cebolla de verdeo), picados
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • 5 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Jugo de 1 limón
  • Sal y pimienta

Cortar todas las verduras en cubos muy pequeños y ponerlos en un bol con las cebollas y el perejil. Justo antes de servir, aderezar con aceite de oliva, jugo de limón y sal y pimienta al gusto.

Variaciones

  • Los judíos baghdadi de India le agregan al aderezo unos 2 centímetros de jengibre picado muy fino o rallado y 2-3 chiles (ajíes) verdes frescos, sin semilla y picados finos.
  • En África del Norte le agregan al aderezo cascara de limón en conserva (lavada y picada) y a veces una pizca de cayena.
  • Los judíos bujaros cortan las verduras muy pequeñas y las aderezan sólo con sal, pimienta y vinagre – nunca con aceite.

Rinde 8 porciones

(The Book of Jewish Food: An Odyssey from Samarkand to New York, de Claudia Roden: 1996).

CREA TU PROPIA ENSALADA ISRAELÍ

ensalada israeli

De acuerdo con la autora culinaria israelí Adina Sussman, “La ensalada israelí es un poco más que las mejores verduras que tengas, picadas y sazonadas a gusto con limón, aceite de oliva, sal y pimienta. Los únicos ingredientes no negociables son pepinos firmes y crujientes y jugosos y maduros tomates”. En vez de ofrecer una receta definitiva, Adina sugiere algunos posibles agregados, basados en lo que está disponible y fresco: “Agrega rábanos, cebolla morada, zanahoria, colinabo…en realidad lo que te guste mientras esté realmente fresco. Es esencial que esté crocante y un poco de perejil fresco picado siempre viene bien”.

Adina sugiere aderezar la ensalada israelí con un chorrito de salsa de tahini. Esta es su receta:

Salsa de tahini básica

  • 1 taza de pasta de tahini pura
  • 3 dientes de ajo, picados
  • ¾ taza de agua fría, un poco más si es necesario
  • ⅓ taza de jugo de limón exprimido fresco, un poco más a gusto
  • 2 cucharaditas de sal gruesa, un poco más a gusto

Poner la tahini y el ajo en el bol de un procesador de alimentos. Con el procesador encendido, agregar el agua en un chorro lento y procesar hasta que la tahini esté clara y ligera, como 1 minuto. Agregar el jugo de limón y la sal y procesar otros 30 segundos. Parar el procesador, probar y agregar más sal y jugo de limón a gusto. En el refrigerador, la tahini se mantiene bien hasta 1 semana. Al sacar del refrigerador, diluirla con agua o jugo de limón y sazonar con sal para mejorarla.

(Sababa: Fresh, Sunny Flavors from My Israeli Kitchen, Adina Sussman: 2019)

Comparte tus consejos para crear la mejor ensalada israelí en la sección de comentarios. Disfrútala, o como dicen los israelíes: ¡Beteavón!

Cortesía: Aishlatino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.