Eitan Kaim, futbolista profesional venezolano que milita en la Primera División de Israel, sueña con Europa

Nacido en Tel Aviv en 2002 y radicado en Raanana, Eitan Kaim viajó a Caracas, Venezuela, la tierra de sus padresAllí, con dos años de vida, se crio y creció dentro de una comunidad judía. Pero desde muy chico ya sabía su pasión y de lo que quería vivir cuando se convierta en un hombre: futbolista profesional.

“Volver a Israel fue bastante bonito para hacer lo que me gusta que es vivir de futbolista”. Así se presentó el joven ante AURORA en la entrevista sobre su vida y carrera deportiva. “Regresé a Israel hace tres años, el club (Hapoel Nir Ramat Hasharon) me ayudó mucho, fue lo primero que tuve y es como mi familia”.

Foto: Gentileza Eitan Kaim

Con una operación realizada hace poco debido a una leve lesión en el pie izquierdo que requiere descanso, Kaim está de vacaciones en la capital venezolana. “La adaptación a Israel fue mucho más fácil porque llegué directo al trabajo, al fútbol”.

Más allá de vivir en Israel desde 2019 y de querer vivir unos años más ahí, el ex Deportivo Petare tiene algo muy claro: “Mi idea es jugar para Venezuela a nivel selección”. Y el nacionalizado español por ley sefaradí agrega: “La idea de dar el salto de Venezuela a Israel en clubes fue algo grandioso. Mi cuna del fútbol fue en Sudamérica”.

Foto: Gentileza Eitan Kaim

En cuando a su experiencia juvenil, Eitan aclara: “En Venezuela no llegué a debutar en primera. Pero en Deportivo Petare hice inferiores y me comporté como profesional”. Volante mixto ofensivo, tiene como representante a otra persona de su confianza, Karim Asafo.

Debes leer:  La aerolínea israelí El Al muestra signos de recuperación pos-pandemia

“Mi equipo volvió a ascender a la A de la Super Liga juvenil, pero ahora yo me desprendo de ahí y paso al primer equipo de la institución (Primera B de Israel). El club tiene como meta el equipo juvenil, es conocido por su gran cantera. Está en el centro del país y pretende ascender a sus jugadores para venderlos. Es un club formador, más que uno que pretenda subir de categoría y ganar títulos”.

Foto: Gentileza Eitan Kaim

Arribado a Hapoel Nir Ramat por contactos de su padre, el también soldado define así a Israel: “Israel siempre fue especial para mí como judío e israelí. Crecí en una comunidad judía y estudié en una escuela judía. A nivel futbolístico, me veo en primera división de Israel o de altas categorías en Europa de acá a cinco años. Va a depender de mi estilo de vida y rendimiento dentro del campo”.

Sin contactos formales u oficiales con la selección venezolana por ahora, Kaim se encuentra de vacaciones por ser soldado solitario. Tranquilo desde su casa, añade: “Los objetivos en mi etapa juvenil los terminé de cumplir porque ya estoy por renovar mi contrato con el primer equipo. Estoy muy emocionado por crecer en el equipo profesional, voy convencido en ganar minutos por mi habilidad”.

Foto: Gentileza Eitan Kaim

Por otro lado, el mediocampista diestro ya tiene un objetivo a mediano y largo plazo: “Mi meta a futuro es jugar en Europa cuando sea el momento: me imagino en España o Italia por la vida y el idioma. Me doy cuenta de que la mentalidad futbolística de Sudamérica y Europa es totalmente diferente. Yo soy de los que piensan que hay que llegar y mantenerse”.

Debes leer:  Zili, el perro de la policía israelí que falleció en la operación antiterrorista en Nablus

Sin tener un ídolo máximo, pero sí varios referentes en su puesto (jugó en más de uno), el también venezolano detalla su pasada campaña: “La temporada pasada jugué de 5, fue de casualidad porque se fue el titular a final de la campaña anterior. Yo soy feliz jugando en cualquier puesto del mediocampo, no me interesa una en particular, quiero crecer en esa parte del campo con actitud y carácter”.

Foto: Gentileza Eitan Kaim

Por último, además de aclarar que “en Europa estás bajo un régimen estricto que cualquier jugador tiene que cumplir sin quemar etapas”, Eitan venera a sus padres por todo lo que le dieron todos estos años: “Mi padre siempre me acompaña, con mi madre, me aconsejan para bien, no me exigen nada salvo estudiar y que haga lo que me haga feliz”.

Cortesía: Aurora-Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.