Pfizer podría tener una píldora para curar el COVID-19

Docenas de voluntarios ya han comenzado a participar en las pruebas iniciales de una píldora, que la compañía farmacéutica Pfizer espera que funcione como una cura para el COVID-19. Se estima que estará disponible a fines de este año, informó el periódico Daily Telegraph.

Los ensayos se están llevando a cabo en Estados Unidos y en Bélgica, donde participan voluntarios entre 18 y 60 años.

El ensayo se dividirá en tres fases repartidas en 145 días, con 28 días adicionales añadidos al final para “detección y dosificación”, según el informe.

“Si se han movido a esta etapa, serán silenciosamente optimistas”, dijo al Telegraph la profesora Penny Ward, profesora visitante de medicina farmacéutica en el King’s College de Londres.

La primera fase analizará qué tan bien se tolera el nuevo medicamento y si hay “efectos secundarios significativos y cómo se sienten las personas después de tomarlo”, según los documentos de Pfizer citados por el medio de comunicación británico. La siguiente fase incluirá múltiples dosis, mientras que la tercera analizará la influencia de comer alimentos al mismo tiempo.

Hasta ahora, el medicamento solo se ha probado en animales. Uno de los documentos advierte: “La seguridad del fármaco en estudio se ha estudiado en animales. En estos estudios con animales, no se identificaron riesgos significativos o eventos de seguridad preocupantes, y el fármaco del estudio no causó efectos secundarios en ninguno de los niveles de dosis que se utilizarán en los estudios clínicos”.

Si los ensayos no muestran efectos secundarios, el medicamento podría pasar a ser probado en aquellos que han estado expuestos al coronavirus.

En el centro de la investigación se encuentra una molécula antiviral sintética, PF 07321332, un inhibidor de la proteasa, que evita que el virus se reproduzca en la nariz, la garganta y los pulmones. Los inhibidores de la proteasa son una parte clave del tratamiento para los pacientes con VIH, aunque los medicamentos pueden tener efectos secundarios a largo plazo.

Los vínculos con el VIH también se examinarán en los ensayos, y los participantes recibirán dosis de ritonavir, un medicamento antiviral utilizado en el tratamiento del VIH que ayudará a aumentar la cantidad de PF-07321332 en la sangre de los participantes.

Mikael Dolsten, director científico y presidente de investigación mundial de Pfizer, dijo en un comunicado oficial el mes pasado que la molécula fue diseñada “como una posible terapia oral que podría prescribirse al primer signo de infección, sin requerir que los pacientes sean hospitalizados o en cuidados intensivos”.

Ward, mientras tanto, advirtió que incluso si tiene éxito, el medicamento debería estar completamente desarrollado y listo para el uso público a un precio razonable, mientras que el coronavirus sigue siendo una amenaza importante para la salud.

Se trata de una “carrera contra el tiempo”, manifestó.

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *